Diócesis de Astorga

Noticias

RELIGIOSIDAD POPULAR EN EL PICO DE LA AQUIANA

05 - agosto - 2019

Entre las formaciones montañosas que marcan la unidad de los montes de León situados al sur-sureste de la Comarca del Bierzo destaca la cordillera de los montes Aquilianos y dentro de ellos el famoso pico de la Aquiana, en dialecto cabreirés La Guiana, que mide unos 1.520 metros de altitud. En la cima se conservan restos de una antigua ermita dedicada a la Virgen de la Aquiana de la que al menos desde 1495 tenemos noticias escritas.

El lunes después de Pentecostés, después de solemnizarse la misa conventual, salía en procesión su imagen del Convento de San Pedro de Montes cantandose las Letanías Lauretanas por los caminos que accedían a la montaña. Al llegar a un lugar –todavía hoy recordado-, se le unía otra imagen del mismo nombre procedente de Villanueva de Valdueza y proseguían juntas su cortejo cantando la Salve Popular hasta llevar a la cima quedando resguardadas en la referida ermita hasta San Miguel. Allí quedaba un monje como ermitaño que animaba la fe y dirigía el rezo mariano del rosario para los pastores y gentes de los pueblos que pastoreaban y accedían llenos de fe al recinto sagrado.

No me extraña que la construcción de este culto cristiano obedezca a cristianizar la cima de una montaña ligada ya desde antes de Roma a cultos paganos como indica el nombre del “Campo de las danzas”. Posteriormente el escritor Gil y Carrasco localiza allí, a los pies del Bierzo, la leyenda de la muerte de D. Álvaro. De lo que no cabe duda es que en aquel lugar se siente una paz y religiosidad especial a la Virgen nuestra Señora. Buen lugar para promover y mantener la religiosidad popular.

Después de cerca de 30 años sin celebrarse la romería el pasado domingo día 4 se restauró de nuevo la Fiesta de la Aquiana con la presencia de siete imágenes de la Virgen llevadas todas con gran cariño y vistosidad: La Virgen de la Aquiana de San Pedro de Montes, la “Aquianina” de Villanueva, la de Folibar de San Esteban, la de Valdefrancos, Peñalba, la Virgen de la Encina de Ponferrada y la de Vilela rememoraron un encuentro mariano memorable que concentraron gran cantidad de fieles que rezaron y cantaron las glorias de María desde el pico más alto del Bierzo.

Todo un gesto que nos dejó sumamente satisfechos a quienes creemos todavía en el valor pastoral y evangelizador de la religiosidad popular. Acudieron gran cantidad de fieles provenientes del Bierzo, de la Cabrera y de los que teniendo aquí su origen han venido desde las ciudades a la España vacía y profunda para disfrutar sus vacaciones y se han encontrado con la fe en la Madre de Dios.

Antolín de Cela

Imagenes