Diócesis de Astorga

Noticias

Nueva delegación para la atención a las víctimas de abusos y la protección de los menores

20 - febrero - 2019

 La diócesis pone en marcha una delegación para la atención a víctimas de abusos y la protección de los menores

  - Desde ya la delegación cuenta con un correo electrónico de atención. proteccionmenores@diocesisastorga.es

   - Una víctima de abusos de fuera de la diócesis actuará como asesora de la delegación.

  La diócesis de Astorga ha puesto en marcha una DELEGACIÓN EPISCOPAL PARA LA PROTECCIÓN DE LOS MENORES Y ACOMPAÑAMIENTO A LAS VÍCTIMAS DE ABUSOS en la que estará al frente como delegada, Mª José Díez Alonso, psicóloga y psicopedagoga , especialista en psicología jurídica y forense con experiencia en victimología.

  Esta nueva delegación, dependiente de la Vicaría General, la componen la abogada en derecho civil y canónico, Ana Belén Fraile y el sacerdote diocesano como padre espiritual, José Antonio Crespo. En ella actuarán también como asesores de la misma una víctima de abusos de fuera de la diócesis de Astorga, la delegada de medios de comunicación y el vicario judicial.

  El señor obispo, Mons. Juan Antonio Menéndez, ha insistido en que estos hechos execrables no pueden volver a repetirse, además de manifestar un profundo dolor por todo lo sucedido y el daño ocasionado a las víctimas.

  El prelado asturicense explicó las razones por las que se ha creado este nuevo organismo diocesano. En primer lugar, ante la necesidad de ofrecer acompañamiento psicológico, espiritual y legal a las víctimas de abusos. Por supuesto ante la conveniencia de que los casos de abusos y la prevención de los mismos sean tratados por especialistas y personas con experiencia. Otro de los motivos es conseguir que nuestra iglesia diocesana y sus instituciones sean lugares seguros en los que los padres y tutores puedan confiar a sus hijos y por supuesto para que los protocolos y las normas que se han dado en la diócesis sobre este asunto se apliquen eficazmente, particularmente todo lo referido a la sensibilización, formación y detección de abusos a menores.

  Las funciones de la delegación episcopal serán las siguientes:

   - Ofrecer a las víctimas la posibilidad de ser escuchadas y acompañadas.

   - Asesoramiento a los órganos de gobierno de la diócesis.

   - Sensibilizar, informar y formar a los sacerdotes y a todos los fieles sobre cómo prevenir los abusos y qué hacer en caso de que se detecten.

   - Asesorar a los responsables de la formación de sacerdotes, seminaristas.

   - Acompañar a las instituciones eclesiásticas de la diócesis que trabajan con menores a que cumplan las leyes civiles y canónicas.

   - Coordinar su acción con otras instituciones eclesiásticas y civiles que tengan el mismo cometido.

  La acción de la misma será en red con los arciprestazgos y con otras delegaciones episcopales, especialmente con la delegación de Catequesis, Familia, Vocaciones, Juventud, Medios y Cáritas.

  Por su parte Mª José Díez Alonso dirigió sus primeras palabras como delegada a “los supervivientes, a las víctimas, manifestándoles la disposición del equipo que formamos la Delegación y, particularmente, la mía, para escucharlas y atenderlas en todo aquello que puedan necesitar. Entendemos su rabia, su frustración y su pena y esperamos que podamos ayudarlas en la reparación del daño del que han sido víctimas y que nunca tenía que haber sucedido”.

  Recordó además que su actividad irá orientada “a acompañar a los supervivientes, a los que deseamos escuchar y ayudar a reparar el daño causado. Así como recoger nuevas denuncias, asesorar a los denunciantes con criterios técnicos y acompañarlos jurídica, psicológica y moralmente en el proceso de instrucción. Otra labor importante es la formación de los agentes pastorales, sacerdotes, catequistas y otras personas que están en contacto directo con niñas, niños y adolescentes, con el objetivo de crear espacios seguros. En este sentido, se cuidará con especial diligencia el cumplimiento del PROTOCOLO DIOCESANO DE PREVENCIÓN Y ACTUACIÓN FRENTE A ABUSOS SEXUALES A MENORES, que estas personas presenten su certificado de penales y hagan un expreso rechazo a la violencia física, psicológica y sexual. Para poder realizar esta tarea adecuadamente. Nos coordinaremos con los Arciprestes de las diferentes zonas pastorales de la Diócesis y con los responsables de otras Delegaciones Episcopales para organizar Jornadas de Formación y Sensibilización. Otro aspecto importante dentro de la Prevención será el trabajo con los Rectorados de los Seminarios Diocesanos Menor y Mayor en el seguimiento de los procesos de maduración afectiva de los seminaristas y candidatos al sacerdocio”.

  Díez Alonso ha recalcado que  “sin duda, para nuestra Delegación, va a ser muy importante el trabajo que se va desarrollar durante los próximos días en Roma, así como las conclusiones de dicho Encuentro, que esperamos sirva para que los espacios eclesiales, sean espacios seguros para la infancia y la adolescencia y estos delitos no vuelvan a suceder dentro de la Iglesia y que asumiremos y pondremos en práctica desde el minuto 1.”

Vídeos

Imagenes